martes, abril 7, 2020

Cuarta edición de la fiesta del buceo

En Puerto Madryn, Capital Nacional del Buceo, se llevará a cabo esta celebración que busca instalarse en el calendario anual turístico.

Del 27 de abril al 3 de mayo se realizará la 4º Fiesta del Buceo en la ciudad de Puerto Madryn, Capital Nacional del Buceo.

Habrá buceos recreativos, nocturnos, naufragios, carreras de postas, charlas sobre la historia del buceo, descubrimiento de Placa en el Monumento al Buzo y cómo cuidar el medio ambiente, entre otras.

Además, los buzos que participen de las competencias – que competirán Copa Jules Rossi – obtendrán descuentos en servicios.

La Fiesta del Buceo se ha realizado en la ciudad en tres oportunidades durante las últimas dos décadas con muy buena aceptación por parte de los buzos no sólo locales sino también de las distintas regiones del país. El objetivo de este evento es instalarse de manera permanente en el calendario turístico para convertirse en Fiesta Nacional.

El buceo como base de turismo en la región

Puerto Madryn es la Capital Subacuática Argentina. Sus aguas calmas y transparentes, su variada fauna, sus lugares amplios para el buceo le valen bien el título. La historia del buceo en Puerto Madryn se remonta a 1956 con la llegada de Jules Rossi. 

Uno de los pioneros del deporte subacuático en el campo internacional, experimentado hombre rana con riesgosas actuaciones durante la segunda guerra mundial a las órdenes de Jacques Ives Cousteau, de la marina de guerra francesa, se trasladó a Buenos Aires con su esposa e hijo y trabó relación con quienes poco después pasarían a ser sus alumnos de buceo. Instaló después en el barrio de La Boca una fábrica donde se conocieron las primeras aletas, máscaras, snorkels, fusiles y trajes de goma de fabricación argentina.

Corría 1956 cuando Jules Rossi, en la intuición de que nuestro país contaba con costas similares de su natal Marsella propicias para el buceo, se lanzó a recorrer la costa atlántica hacia el sur, arribando a los golfos Nuevo y San José. Con su atuendo de submarinista apareció ante los ojos de los madrynenses como un ser de otro planeta. En 1957, el arribo a Madryn del buque de la Armada Argentina «Murature»; resultó un factor clave en el desarrollo de las actividades subacuáticas. El pasaje a bordo arriba al Golfo Nuevo a practicar el nuevo deporte, el buceo, cuya difusión alcanzaba a todo el mundo. Buzos tácticos de la Armada, el famoso arquitecto Germán Frers, forman parte del grupo, junto a Chiche Speroni, Boby Helguera, y el comandante del buque, el Capitán Porretti. 

En el año 1958 nace la primera institución dedicada al buceo, llamada Club de Buceo Puerto Madryn. El mecánico Juan Meisen Ebene copia el equipo autónomo de circuito Pirelli y se comienzan a sumergir con equipos caseros. 

En 1963 otro hito marca la historia del buceo en Madryn: se fondean a más de 30 metros de profundidad seis ómnibus que pertenecían al servicio urbano de pasajeros en Buenos Aires. Nace así el primer parque artificial submarino del país. La vasta fauna marina del lugar halló en los pasajes de los colectivos porteños el refugio ideal. Actualmente hay parques subacuáticos que pueden ser buceados por expertos y principiantes.