sábado, mayo 30, 2020

Flybondi informó sobre el estado de su operación en Argentina

A raíz de distintas informaciones que han surgido en los últimos días sobre el estado de su operación en Argentina, informó que desde el 2 de febrero, día en que uno de sus vuelos debió aterrizar en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza por una falla registrada en el indicador de temperatura de un motor, la aeronave Boeing 737-800 NG matrícula HQY quedó demorada por la justicia. Es importante reforzar que la decisión tomada por la tripulación da cuenta del correcto accionar y de la exhaustiva aplicación del protocolo de seguridad operacional que se activa para estos casos.

A raíz de esta decisión judicial, se inició un proceso de solicitud de información técnica y operativa por parte de los organismos que regulan la industria aeronáutica (JIAAC y ANAC), y con el cual la aerolínea cumplió de manera contundente, y en tiempo y forma con cada uno de los requerimientos. Y habiéndose realizado la revisión técnica necesaria para que la aeronave pudiera estar operativa cuanto antes, la aerolínea no pudo disponer del avión durante más de cinco días consecutivos.

Lamentablemente esto obligó a que la compañía tuviera que realizar una readecuación en toda la programación. Esta afectación de la operación generó cancelaciones y demoras en los vuelos, lo que tuvo un impacto muy negativo en nuestros pasajeros aún cuando pudiéramos reubicarlos en los vuelos siguientes, u ofrecerles las alternativas de dejar el ticket abierto por 1 año o la devolución del dinero.

Por otro lado, Flybondi quiere expresar su preocupación por las declaraciones realizadas durante la jornada del viernes 7 de febrero por parte del Ministro de Transporte de la Nación. Las mismas no solo dan cuenta de un desconocimiento del segmento low cost sino también de que tanto en Argentina como en el resto de los países donde existen aerolíneas de estas categorías, ser low cost no implica bajar costos en cuestiones absolutamente primordiales como lo son la seguridad operacional y el mantenimiento adecuado de las aeronaves. Para Flybondi, la seguridad de sus empleados y de sus pasajeros no es un valor intangible, no es negociable.

Asimismo, la antigüedad de una flota tampoco es un factor que esté directamente relacionado con problemas operativos. Confundir esto es poner también en cuestionamiento al resto de las aerolíneas que operan en el país, ya que muchas presentan una flota con mayor antigüedad que la de Flybondi.

Por último, también en dichas declaraciones, se ponen en duda los controles que los propios organismos que regulan la industria llevan a cabo, ahora y en los últimos dos años. La compañía entiende que no pueden mediar en esto aspectos vinculados con la política de turno, sino el respeto por el trabajo de todos los profesionales, técnicos, inspectores, ingenieros y analistas que integran dichos organismos, y que día a día trabajan con responsabilidad en su tarea de ejecutar los procesos de control, requeridos por las regulaciones y leyes de carácter nacional y en pos de administrar la actividad aérea argentina.

Flybondi refuerza su compromiso de cumplimiento de todas las regulaciones nacionales existentes, así como también las normas internacionales que se aplican en la industria, y el respeto por las autoridades competentes en la materia.