martes, abril 7, 2020

Simoca: historia, cultura y tradición

La feria de Simoca (Tucumán) comenzó a desarrollarse los 24 de septiembre, día de la Virgen de la Merced y ¡fue hace más de 300 años! En sus comienzos tenía lugar en la plaza principal de la localidad y consistía en el truque de mercancías entre los pobladores y gente de la región, con el pasar de los años y la llegada del ferrocarril fue reubicada en su lugar actual, a escasas cuadras de la entrada principal de la ciudad, donde el monumento de un antiguo carruaje hace honor a la Fiesta Nacional del Sulqui, celebración que tiene fecha en octubre de cada año. Simoca se ubica a 55 km al sur de San Miguel de Tucumán por R.N. 157.

Son más de 2.000 personas las que compran y pasean todos los sábados por los corredores de más de 400 metros de extensión, donde los colores, objetos y aromas transportan al visitante a otro lugar fuera de lo habitual, a otra época, lo que incita a recorrer cada uno de sus puestos, para lo cual se precisa de unas horas, dado que son aproximadamente 45 puestos de comidas típicas, como empanadas tucumanas, tortillas, rosquetes de anís y merengue o empanaditas dulces de cayote, también 120 puestos de artesanos y productos regionales (exquisitos trabajos en madera, cuero, metales y hasta de caña de azúcar) y más de 100 de venta de ropa al estilo feria americana, a todo esto se le suman los puestos de carnes y verduras, éstas últimas, frescas y naturales, cosechadas horas antes de estar prolijamente expuestas para su venta.

La feria es sinónimo de historia por sí sola, pero a este legado se le suman en los laterales del predio tres lugares de visita obligada; entre ellos, el monumento al Pacará, donde según los historiadores locales el mismísimo Gral. Manuel Belgrano descansó con su ejército debajo de este majestuoso árbol autóctono de ésta región. Siguiendo camino una réplica de tamaño real de la Casa Histórica de Tucumán, y en su diagonal el Museo Ledesma, casa de una familia simoqueña tradicional en donde funcionó la primera pulpería del pueblo. También lindante a la feria, se encuentra un arco que indica la entrada al predio “Mercedes Sosa”, donde en su escenario “Virgilio Carmona” (cantautor simoqueño) tiene lugar el Festival de la Feria.

Todos los sábados del año, como hace ya más de 300 años, de 8 a 16 horas, haya sol, llueva o truene, la feria del trueque está llena de vida, colores y sabores tradicionales, esperando visitantes para seguir escribiendo historia.

Por Maximiliano Pérez Joos